San Benito de Nursia, Italia (AD 480-543), hermano gemelo de Santa Escolástica, es considerado como el padre del monacato occidental.
Y su “Regla de San Benito” vino a ser la base de la organización para muchas órdenes religiosas (la propia Orden tiene su base en Monte Cassino, Italia, a unos 80 kilómetros al sur de Roma).
Benito nació en Nursia. Fundó monasterios en Subiaco y sus alrededores y luego en Monte Cassino.
Enseñó a sus discípulos a cantar las alabanzas a Dios en la Liturgia de las Horas.
A tomar como guía el Evangelio, a trabajar cuidando todo lo que hay en la creación como “vasos sagrados del altar”, a vivir en el amor y el servicio mutuo y a responder a las necesidades del pueblo de Dios.
Había estado viviendo como un ermitaño en una cueva durante tres años, famoso por su santidad.
Cuando una comunidad religiosa llegó a él después de la muerte de su abad y le pidió a Benito tomar su relevo.Algunos de los más perezosos y disolutos monjes lo querían fuera, por lo que conspiraron para envenenar su pan y vino.
Místicamente advertido de la traición, Benito hizo la señal de la cruz sobre la comida y el plan fue frustrado.
En su bendición, la copa de vino quedó destrozada.
.
Y mandó a los dos cuervos, que siempre lo acompañaron, para que se llevaran el pan envenenado y los depositaran en un lugar donde no podía hacer daño a nadie.

Es dudoso cuando se originó la Medalla de San Benito.
Durante un juicio por brujería en Natternberg cerca de la abadía de Metten en Baviera en el año 1647, las mujeres acusadas declararon que no tenían ningún poder sobre Metten, que estaba bajo la protección de la cruz.
La investigación descubrió una serie de cruces pintadas, rodeadas por las letras que se encuentran ahora en la medalla benedictina.
Que fueron encontradas en las paredes de la abadía, pero su significado había sido olvidado.
Por último, en un viejo manuscrito, escrito en 1415, se encontró un cuadro que representa a San Benito sosteniendo en una mano un bastón que termina en una cruz, y un pergamino en la otra.
Estaban escritas por completo las palabras de las cuales las misteriosas letras eran las iniciales.
Originalmente, la medalla tenía la forma de una cruz.
.
Y la tradición católica enseña que Bruno de Egisheim-Dagsburg, el futuro Papa León IX, cuando era un joven benedictino, casi murió de una mordedura de serpiente.
.
Él atribuyó su eventual recuperación de la cruz benedictina.
Estaba demacrado e incluso perdió la capacidad de hablar, y la mayoría de la gente se dio por vencida.
Fue entonces cuando Bruno recibió una visión de una escalera luminosa que alcanzaba al cielo.
Tras la escalera, vio a San Benito con una cruz radiante con la que tocó a Bruno para curarlo al instante.
La aparición desapareció rápidamente.
Cuando se convirtió en Papa en el año 1049, León IX la rediseñó como una medalla a las que atribuyó bendiciones e indulgencias.

Soy Lourdes Veron. En este espacio van a poder conocerme, aprender sobre este mágico mundo y realizar consultas sobre salud, dinero y amor.
♦ Suscribite para estar al tanto de todo! ♦

Cerrar menú