Diccionario de Sueños
Categorías

LA MEDITACION DE LA LUZ DORADA

image

Hacela por lo menos dos veces al día -el mejor momento es a la mañana temprano, justo antes de levantarte. Cuando sientas que estás alerta, despierto, hacela unos 20 minutos…¡Hacela como la primer actividad del día!…ni siquiera salgas de la cama, ¡hacela ahí mismo, en ese momento, inmediatamente!, porque cuando recién terminás de dormir, estás muy delicado y receptivo…estás muy fresco y el impacto va a ser muy profundo…es el momento que menos estás en la mente, y por eso se van a abrir brechas por donde va a penetrar el método a tu esencia más profunda…y a la mañana temprano, cuando te estás despertando y todo el mundo también está despertándose, hay una gran ola de energía que despierta alrededor del mundo…usá esa ola, no pierdas la oportunidad…

Todas las antiguas religiones solían rezar a la mañana temprano, cuando sale el sol, porque el ascenso del sol es el ascenso de todas las energías de la existencia…en ese momento podés cabalgar en la ola de energía ascendente, va a ser mucho más fácil, en cambio, a la noche va a costarte más, porque las energías se retraen , y vas a estar nadando contra la corriente…A la mañana, vas a ir con la corriente…

Por eso, el mejor momento para empezar es a la mañana temprano, apenas te despertás, cuando todavía estás medio dormido, medio despierto…y es tan fácil este proceso…no necesitás hacer ninguna postura de yogasana, ni ningún baño, ni nada…Solamente quedarte acostado, de espaldas…con los ojos cerrados…

Cuando inhalás visualizá una gran luz entrando desde tu cabeza a tu cuerpo, como si el sol estuviera saliendo muy cerca de tu cabeza…-una luz dorada que se vierte sobre tu cabeza…vos estás hueco y la luz dorada se va derramando en tu cabeza y va entrando, entrando, entrando profundamente y sale por los dedos de tus pies…Al inhalar, hacelo visualizando esto…

Y al exhalar, visualizá otra cosa: oscuridad entrando por los dedos de tus pies, un gran río oscuro que entra por los dedos de tus pies…va subiendo y saliendo por la cabeza…Respirá lentamente y profundo para que puedas visualizar…hacelo muy despacio…y esto cuando apenas te despertás te sale fácil porque el cuerpo está descansado, relajado…

Dejame repetírtelo: cuando inhalás, dejá que entre la luz dorada entre en vos por la cabeza, porque ahí está esperando la Flor Dorada…esa luz dorada va a ayudarte, va a limpiar todo tu cuerpo y va a llenarte de creatividad…Esta es la energía masculina…

Después, cuando exhales, dejá que ascienda toda la oscuridad, lo más oscuro que puedas concebir, como una noche cerrada…como un río desde los dedos de tus pies hacia arriba…-esta es la energía femenina: va a aliviarte, va a hacerte receptivo, va a calmarte, va a darte descanso… -y dejá que salga por tu cabeza; después, inhalá otra vez, para que entre la luz dorada…

Hacelo por 20 minutos a la mañana temprano…y el segundo mejor momento es cuando vas a acostarte a la noche. Acostate en la cama, relajate unos minutos y cuando empieces a sentir que estás a punto de quedarte dormido, justo entre la vigilia y el sueño, en el medio, empezá el proceso otra vez, y seguílo durante 20 minutos…si te dormís haciéndolo va a ser lo mejor, porque el impacto va a seguir trabajando en el subconsciente…

Después de un período de tres meses va a sorprenderte que la energía que se estaba acumulando en el Muladhara, el centro más bajo, el centro sexual, no se acumula más ahí, sino que fluye hacia arriba…

 

Osho